Entradas

Por qué incentivar a mis empleados ¡Aquí las razones!

Por qué incentivar a mis empleados

En temas anteriores, coincidimos en que es muy importante incentivar a los empleados de una empresa. En este caso, tus empleados y tu empresa. Por lo que llegamos a la conclusión de que la motivación es un buen camino para lograr grandes retos que muy probablemente te llevarán al éxito.

Los resultados de incentivar a tus empleados te darán la razón. Ya que los números no pueden mentir, y la retroalimentación de los clientes o público meta tampoco, la mayor parte de ellos suelen darte a conocer estos cambios mediante gestos, acciones o directamente agradeciéndolo a la persona más inmediata.

Leer: Cómo mejorar tu servicio

Esto se enlaza a que un empleado motivado te dará estos resultados o incluso mucho más. Todo depende de ti, por lo que es importante que puedas crear una zona en la que el empleado se sienta a gusto trabajando para que su rendimiento aumente y pueda atender bien al público.

Además, no solo se limitará a realizar las labores correspondientes a su puesto, él mismo buscará mejorar ciertas circunstancias que se presenten, se pondrá retos, y eso lo beneficiará a él tanto como a ti.

La aportación de ideas también será parte de la respuesta de un empleado motivado, el cual estará pensando en cómo resolver problemas que se presenten, y así llegará pronto a una solución inmediata. Un empleado motivado y agradecido, sabrá cómo responder a tu reconocimiento.

Leer: Cómo mido el desempeño de mis empleados

En cambio, no todo es color de rosa con un empleado desmotivado, desganado, sin un objetivo, que solo cumple sus tareas por cumplirlas y que solo espera la hora para irse a casa. Aun cuando tu empleado sea el mejor candidato para el puesto y tenga las aptitudes y habilidades necesarias, las cosas pueden ser muy pero muy diferentes, incluso se puede crear un conflicto laboral con los compañeros o con el jefe.

Esto ocurre si no se cuenta con la motivación laboral adecuada, puede ser que tu empleado cumpla sus tareas mecánicamente dando malos resultados y tú ni enterado estás, así que mucho ojo, porque este empleado incomodo aprovechará las debilidades de la empresa para quejarse y en la primera oportunidad podría presentar la renuncia.

O en el peor de los casos crear un caos entre los trabajadores, así que piénsalo. Trabajar a disgusto es tan malo para el trabajador como para la empresa, porque ninguno ganará.

Leer: Cómo medir tu servicio

Una opción muy aconsejable, sería que antes de contratar a tu personal, fueras un poco más allá de solo una entrevista laboral, es importante conocer sus inquietudes, planes, retos, objetivos, y si se alinean con los de la empresa tomarlo muy en cuenta como posible candidato.

Pero si las cosas van más avanzadas, deberías retomar la buena comunicación con tus empleados, crear una especie de convivencia para conocer más sobre ellos y por qué eligieron y continúan en tu empresa, quizá puedas identificar algún foco rojo y trabajar sobre ello.

Al cuestionar a empleados de diferentes empresas sobre cuáles eran los motivos de renunciar a un trabajo o desmotivarse, estas fueron las respuestas más comunes, que espero puedan servirte para trabajar en ellas si reconoces alguno de estos casos:

Leer: Para qué sirve la mejora continua

  • Temor al jefe
  • Rivalidad
  • Favoritismo
  • Condiciones laborales inapropiadas
  • Falta de remuneraciones
  • Carga de trabajo

Aplica Encuestas de Satisfacción con EVAA y conoce la opinión de tus clientes en tiempo real, recibe alertas en tu smartphone sobre respuestas específicas e incentiva a tus clientes ofreciendo recompensas aleatorias y al instante.